Consejos para mover el coche después de una nevada

15 - 01 - 2021
Cuando nieva mucho de forma inesperada, como ha ocurrido tras el temporal Filomena, puede provocar que los coches queden bloqueados por la nieve, que se ha congelado y dificulta aún más su puesta en funcionamiento.

Estos son algunos consejos para liberarlos y alcanzar las vías que ya se encuentren practicables.

LIMPIEZA
  • Eliminar la nieve que se haya acumulado sobre la carrocería y las lunas: lo haremos con palas o rascadores de plástico, nunca metálicos para no arañar la pintura y los cristales. Tampoco usaremos agua caliente, ya que con el frío se formará una capa de hielo aún más difícil de quitar.
  • Utilizar un poco de alcohol para descongelar las cerraduras y las ventanillas.
  • Antes de iniciar la marcha, tendremos cuidado de que el techo y el capó estén limpios de nieve, para que ésta no se desprenda mientras circulemos.
MANIOBRA
  • Liberar la nieve que rodea el coche trazando un camino lo más directo posible hasta la calzada.
  • Es aconsejable montar las cadenas de nieve para alcanzar las vías principales.
  • Si no se tienen cadenas puede recurrirse al truco de desinflar los neumáticos un poco para aumentar su agarre circulando a baja velocidad, sin olvidar reestablecer después la presión correcta cuando las condiciones se normalicen.
  • También se pueden usar cadenas líquidas, un producto en spray que se puede encontrar en las gasolineras y que aumenta durante unos kilómetros la adherencia de las cubiertas.
  • Si en los primeros giros las ruedas patinan, se puede esparcir tierra o algunas ramas delante para lograr un mejor agarre.
DESDE EL GARAJE
  • La rampa del garaje deberá estar libre de todo resto de nieve.
  • Es adecuado mantener la rampa limpia esparciendo sal con frecuencia.
  • Si la salida no está en óptimas condiciones, recurriremos a las cadenas de nieve, las cadenas líquidas o desinflar un poco los neumáticos.
  • En los coches de tracción delantera, será más eficaz el agarre si se sube la rampa marcha atrás.
ARRANQUE
  • El frío es el enemigo principal de la batería y provoca que se descargue e incluso se estropee sin remedio.
  • Antes de intentar arrancar el coche es aconsejable apagar todas las funciones que consuman energía (calefacción, luces y equipo de audio).
  • Para accionar el arranque es imprescindible pisar el embrague. Si el coche no arranca a la primera, se debe esperar algunos segundos antes de intentarlo de nuevo para dejar que la batería se recupere. No insistamos demasiadas veces para no ahogar el motor.